¿QUERÉS SER FELIZ O TENER PODER?, una propuesta teatral vía streaming que reflexiona sobre lo que es femenino y masculino, y las orientaciones sexuales

28.09.2020

Experiencia teatral tan poco convencional como fascinante este espectáculo ideado por Cecilia Propato ahora se puede ver vía streaming . En ¿Queres ser feliz o tener poder?, te encontras con veinte monólogos interpretados por veinte artistas divididos en dos sectores, Poder o Felicidad, con un único espectador cada uno, obliga a los espectadores a ir rotando en busca de su próximo monólogo hasta completar los tres a los que tienen derecho en cada función.

Una experiencia teatral con formato único creada, escrita y dirigida por Cecilia Propato Carrière. La obra está inspirada en el panóptico de Focault, una construcción desde la cual se puede observar la totalidad de un territorio, la cual, aplicada al ámbito carcelario hacía que el guardia pudiera distraerse dado que los reclusos nunca podían saber si estaban siendo observados.         Una experiencia teatral que te sumerge en un universo macro que recrea una realidad distópica en donde a su vez hay micro realidades dispuestas en boxes en donde 20 actrices/actores realizan micromonólogos encarados a partir de profesiones poco comunes atravesadas por la felicidad o por el poder.Los actores/actrices encarnan personajes de ocupaciones infrecuentes cuando no imposibles y actúan sus monólogos con absoluta entrega, convencimiento y no poca exigencia física. Textos duros, aunque no exentos de humor, seres inevitablemente golpeados e inevitablemente queribles, la violencia, interpersonal o social, está siempre presente (al menos en los cuatro monólogos que este cronista pudo presenciar). Cecilia Propato, cuya impresionante Bildungsroman tuvimos el placer de ver el año pasado maneja este tópico como pocos, sin eufemismos ni concesiones sensibleras. Sus textos tienen una potencia que lastima. Sus apuestas son tan arriesgadas como creativas.

Como directora, Propato logra manejar con gran sentido teatral y logístico a sus veintitrés dirigidos dentro del generoso espacio escénico del Aguirre con el auxilio de adecuados rubros técnicos y un importante vestuario. Una propuesta que desborda ingenio, imaginación y fuerza dramática. Que, como la propia autora confiesa no ofrece ninguna respuesta pero plantea todas las preguntas. Que recomendamos fervientemente no perderse y, si se puede, ver a más de una función. Las entradas las podes sacar por Alternativa Teatral, y es a la gorra.