ALAN TURING: de pensar la computadora moderna a ¿ser envenenado por la Justicia?

03.06.2020

Lo que él no vio, pudo anticiparlo, pero su homosexualidad lo acercó a la muerte en otra de esas injusticias de las que la historia parece estar repleta.

En 1945, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Alan Turing fue condecorado con la Orden del Imperio Británico. Su aporte no había sido menor: lideró con éxito la misión de descifrar mensajes nazis codificados. No sólo eso: fue el padre teórico del ordenador y el precursor de la inteligencia artificial.

Ya a temprana edad, Turing dio muestras de su genio en matemáticas, y al finalizar la escuela fue admitido como estudiante de Matemáticas en el King's College de la Universidad de Cambridge, una de las instituciones científicas más prestigiosas del mundo. Allí se sintió a gusto y se reconoció homosexual ante sí mismo y unos pocos más, con la cautela que exigía su ilegalidad en un Reino Unido que castigaba severamente tal "crimen".

En 1936 publicó el artículo "Sobre números computables, con una aplicación al Entscheidungsproblem" (traducible como "problema de decisión"), que resultó ser el origen de la informática teórica. En él definía qué era "computable" y qué no lo era. Lo computable era todo aquello que podía resolverse con un algoritmo. El resto eran tareas no computables. Turing demostró que había problemas irresolubles, es decir, sin solución algorítmica. Para dar forma al concepto ideó la famosa máquina que lleva su nombre, un dispositivo imaginario que, una vez construido, podría ejecutar cualquier operación matemática resoluble por medio de un algoritmo, y que, en el caso de programarse, se transformaría en un ordenador. Pero Turing jamás llegó a materializar su proyecto, al no contar con los medios técnicos necesarios.

En septiembre de 1938, el gobierno británico lo llamó para dirigir un equipo en Bletchley Park, el centro de criptografía del país. Su sección, la Hut 8, responsable del criptoanálisis naval alemán, tenía como principal misión descifrar los mensajes de las máquinas Enigma. Estas transmitían órdenes codificadas a los submarinos nazis que operaban en el Atlántico. La contribución del equipo que dirigió Turing fue crucial para el desenlace de la guerra a favor de los aliados (El film interpretado por el actor Benedict Cumberbatch "Código Enigma" recrea esta historia).

Pero tras el conflicto, Turing tuvo problemas con la ley. Crónicas de la época afirman que, en 1952, Arnold Murray, su pareja, ayudó a un cómplice a entrar en la casa para robarle. Turing acudió a la policía a denunciar el delito. Durante la investigación policial, Turing reconoció su homosexualidad, por lo que se le imputaron los cargos de «indecencia grave y perversión sexual», los mismos que a Oscar Wilde más de 50 años antes.

Convencido de que no tenía de qué disculparse, no se defendió de los cargos y fue condenado. Según el proceso judicial, se le dio la opción de ir a prisión o de someterse a una "castración química" mediante un tratamiento hormonal de reducción de la libido. Parece un castigo de la edad Media pero sucedió en el Siglo XX. A Turing le inyectaron estrógenos durante un año.

Esos estrógenos le produjeron importantes alteraciones físicas, como la aparición de pechos o un apreciable aumento de peso, además de disfunción eréctil.

Dos años después, en 1954, Turing falleció por envenenamiento con cianuro, aparentemente tras comerse una manzana envenenada. Oficialmente se dijo que fue suicidio, aunque su madre afirmó que fue una ingestión accidental provocada por la falta de precauciones de Turing en el almacenamiento de sustancias químicas de su laboratorio. Otra versión no descartada aseguró que fue un asesinato.​

El 10 de septiembre de 2009, el primer ministro del Reino Unido, Gordon Brown, emitió un comunicado declarando sus disculpas en nombre de su gobierno por el trato que recibió Alan Turing en la Justicia. Este comunicado fue consecuencia de una movilización pública solicitando al Gobierno que ofreciera disculpas oficialmente por la persecución a la que había sido sometido. ​ Sin embargo, en 2012 el gobierno británico de David Cameron denegó el indulto al científico,​ aduciendo que la homosexualidad era considerada entonces un delito.41​ Finalmente, el 24 de diciembre de 2013 recibió el indulto de todo tipo de culpa, por orden de la reina Isabel II.​ La justicia llegó tarde.

TRAILER DEL FILM: https://www.youtube.com/watch?v=694Gt_c4X7w