Conocé los beneficios del Cannabis para el VIH/SIDA

01.10.2020

La marihuana medicinal es conocida por ser eficaz para aliviar los síntomas de los pacientes con VIH/SIDA. Sus efectos analgésicos y antieméticos son algunas de las razones por las que tantos pacientes informan que usan cannabis.

El síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) se refiere a un conjunto de enfermedades causadas por la infección del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Alrededor de 37,9 millones de personas en todo el mundo están infectadas por el virus del VIH en 2018, con casi 39.000 personas solo en los EE. UU. a las que se les diagnosticó la enfermedad en 2017. El sida ha causado unos 32 millones de muertes desde el comienzo de la epidemia, y aproximadamente unas 770.000 personas murieron por su causa en 2018.

Hay muchos síntomas y problemas de salud que pueden surgir con el VIH/SIDA. Por lo tanto, existe una enorme necesidad no solo de curas viables, sino también de tratamientos para aliviar los síntomas. Aunque no tiene cura, se ha demostrado que el cannabis es sumamente efectivo para tratar varios síntomas importantes del VIH/SIDA.

1. El THC ayuda a aumentar el apetito

Las personas con VIH suelen informar de la pérdida de apetito, pero es importante que eviten la pérdida de peso. Cuando la pérdida de apetito se convierte en un problema, se puede consumir cannabis para mejorar el apetito. Un estudio de 2005 realizado en 523 pacientes con VIH reveló que 143 (27%) de los participantes consumían cannabis para controlar sus síntomas. De ese porcentaje, un abrumador 97% comunicó que había experimentado mejoras en el apetito. 

En el estudio de 2017, el consumo de alimentos promedió 404 kcal en general, pero el dronabinol y el cannabis producían un cambio significativo en la distribución de la ingesta de nutrientes. Cuando se les administraba placebo, los pacientes obtenían el 51% de sus nutrientes procedentes de los carbohidratos, el 36% de la grasa y el 13% de las proteínas. Pero cuando se les administraba dronabinol o cannabis, esto cambiaba: Dronabinol: aumentaba el consumo de grasas hasta el 40% y disminuía el consumo de carbohidratos. Cannabis: el consumo depro teínas se reducía al 11%, mientras que el consumo de grasa tendía a aumentar. Cuando se administraban altas dosis de cannabis y dronabinol, los pacientes también experimentaban un aumento significativo del peso corporal.

2. El cannabis ayuda a aliviar las náuseas

Las náuseas son un síntoma frecuente de la infección por VIH, y a medida que avanza la enfermedad, las causas de las náuseas pueden llegar a ser cada vez más complejas. Pueden presentarse debido a problemas gastrointestinales, disfunción hepatorrenal, trastornos del sistema nervioso central o como resultado de los tratamientos utilizados para tratar la enfermedad.

3. El cannabis puede mejorar el estado de ánimo y actuar como antidepresivo

La ansiedad, la depresión y los trastornos emocionales son características comunes del VIH/SIDA, y pueden presentarse debido a una combinación de presiones negativas fisiológicas, psicológicas y sociales. El estudio con pacientes de 2005 descubrió que el 93% de los pacientes participantes experimentaban un alivio de la ansiedad después de consumir cannabis, mientras que el 86% también informó de una mejora en la depresión.

4. Usar cannabis como analgésico para reducir el dolor

El sida puede producir un dolor intenso y debilitante que tiene orígenes diferentes y complejos, que incluyen el dolor articular, el neurológico y el dolor muscular. Un estudio transversal de 2011 realizado con 296 pacientes con desventajas socioeconómicas desveló que el 53,7% sufría dolor intenso, el 38,1% tenía un dolor moderado y el 8,2% dolor leve. A más de la mitad de los sujetos se les había recetado un analgésico opioide. Asimismo, se descubrió que un mayor dolor agudo se correlacionaba con la incidencia de la depresión.

5. El cannabis puede reducir la neuropatía periférica

Una forma específica y especialmente frecuente del dolor relacionado con el VIH/SIDA es la neuropatía periférica, en la que uno o más nervios del sistema nervioso periférico (cualquier parte del sistema nervioso fuera del cerebro y de la médula espinal) sufren daños y conducen a sufrir dolor, espasmos, parestesias, pérdida de masa muscular y pérdida de la coordinación. Se ha demostrado que el cannabis puede ayudar a mejorar los síntomas de la neuropatía periférica derivada del VIH/SIDA, así como a los de otras enfermedades en las que aparece, como la diabetes. Más allá de los informes subjetivos de reducción del dolor nervioso y de la parestesia antes mencionados, otros estudios han evaluado la capacidad del cannabis para mejorar la neuropatía periférica en los pacientes de VIH/SIDA.