DAVID BOWIE, ¿gay, bisexual o qué?

29.05.2020

Caracterizado por un talento arrollador, una estética y un profundo interés por desarrollarse en diferentes campos del arte, David Bowie fue una figura artística que gustaba de jugar con signos, atravesar referencias artísticas y crear mundos distópicos con personajes ambiguos. Pero además, logró hacer historia y convertirse en el estandarte de todos aquellos que se sentían marginados. Sin embargo, una pregunta queda pendiente.

Desde los años 60´ y 70´, cuando comenzó su carrera artística, Bowie tuvo entre sus seguidores a aquellos que admiraban no solo su música sino también su atrevimiento para cuestionar e invertir géneros. Ya sea con sus referencias al pintor inglés Gabriel Rossetti en la portada de "The Man Who Sold The World", sus referencias teatrales a la actriz alemana Marlene Dietrich o sus trajes andróginos diseñados por Kansai Yamamoto; el londinense logró cautivar a una audiencia deseosa de contemplar situaciones que se colocaban más allá de las formas y los márgenes. Su estética, su teatralidad fueron interpretados por muchas personas en la década de los 70 como una referencia homosexual, algo que lo convirtió rápidamente en ícono queer.

Pero fue en 1972, año del lanzamiento de The Rise and Fall of Ziggy Stardust and Spiders from Mars, uno de sus discos más importantes e influyentes, que David Bowie decidió reconocerse públicamente como homosexual: "Soy gay y siempre lo he sido, incluso cuando era David Jones", declaró Bowie en una entrevista para la publicación Melody Maker. Unos días antes de que la historia se publicara, Bowie predijo: "se va a liberar todo el infierno".

Sin embargo, pocos años después, en una entrevista realizada en septiembre de 1976 para Playboy, Bowie declaraba: "Es cierto, soy bisexual, pero no puedo negar que he utilizado este hecho muy bien. Supongo que es lo mejor que me ha pasado".

Habría un cambio de postura más. Once años después de la entrevista otorgada a la revista del conejo, David Bowie expresaría en un artículo para Rolling Stone que la declaración de su supuesta homosexualidad había sido el "error más grande que haya cometido" en su vida. En esa entrevista desmintió su homosexualidad y bisexualidad y dijo: "Creo que siempre fui un heterosexual de armario. Nunca sentí que era un verdadero bisexual... Quería imbuir a mi personaje Ziggy de carne y hueso, era imperativo encontrar a Ziggy y ser él. La ironía de esto era que yo no era gay..." Además agregó: "Estaba magnetizado por toda la escena gay subterránea de principios de los ´70... a principios de esa década todo era prácticamente tabú... Era un mundo en el que realmente quería ingresar. Esa fase duró aproximadamente hasta 1974. Más o menos murió con Ziggy".

Un homenaje de un heterosexual al mundo gay, un homosexual arrepentido de haber sido pareja de Mick Jagger o de Lou Reed (algo que fue avalado por varias biografías), un bisexual que organizaba fiestas con Andy Warhol, el camaleón del rock se casó en dos ocasiones, la primera con Angela Barnett en 1970 y la segunda con Iman Abdulmajid en 1992, de cada uno de los matrimonios Bowie tuvo un hijo: Duncan Jones y Alexandria Zahra Jones, respectivamente. Más allá de toda referencia sexual, El Duque Blanco dejó tras de sí una obra innovadora e increíblemente influyente. Murió en 2016, a los 69 años.