El bien que hace "La ESI"  en las escuelas de Argentina

14.06.2020

La ESI brinda educación precisa y con base en la evidencia científica, gradual y adecuada a cada edad y etapa del desarrollo; integral; con enfoque de derechos humanos; con base en la igualdad de género y relevante en relación con la cultura y adecuada al contexto.

La educación sexual integral (ESI) es obligatoria en todo el territorio nacional desde el 2006. Ésta ley (26.150) reconoce el derecho a la educación sexual integral de todas las personas, desde el nivel inicial hasta el superior, en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de todo el país.

La ESI brinda educación precisa y con base en la evidencia científica, gradual y adecuada a cada edad y etapa del desarrollo; integral; con enfoque de derechos humanos; con base en la igualdad de género y relevante en relación con la cultura y adecuada al contexto.

La ESI es clave para que los niños, niñas y jóvenes puedan

  • tomar decisiones libres e informadas sobre su cuerpo, su sexualidad y su salud,
  • construir relaciones respetuosas,
  • respetar la diversidad,
  • respetar y cuidar la intimidad propia y la de los demás,
  • prevenir situaciones de abuso sexual,
  • identificar situaciones de violencia y denunciarlas,
  • conocer y decidir sobre métodos anticonceptivos,
  • prevenir embarazos no intencionales,
  • cuidarse de las infecciones de transmisión sexual,
  • aprender sobre el derecho a la interrupción legal del embarazo,
  • conocer sus derechos y tener herramientas para exigirlos.

De igual manera, la ESI contribuye a hacer de la escuela un lugar inclusivo y respetuoso; y fomenta la igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres.


Un estudio del Ministerio Público Tutelar (MPT) de la Ciudad de Buenos Aires reveló que entre el 70 y el 80 por ciento de los niños, niñas y adolescentes de entre 12 y 14 años que pasaron por la Sala de Entrevistas Especializada del organismo pudieron comprender que fueron abusados después de recibir clases de Educación Sexual Integral (ESI), el programa que aborda en las escuelas la sexualidad desde los derechos humanos y la perspectiva de género. El análisis de las declaraciones de los chicos y chicas que fueron víctimas o testigos de delitos mostró que los niños entendieron que sufrieron conductas abusivas a partir de resignificar situaciones que vivieron con los conocimientos adquiridos en la clase de ESI.