EL DIA EN QUE LAURA DECIDIÓ SER LAWRENCE

28.06.2020

Laura nació en 1915 en Inglaterra. Desde pequeño supo que su cuerpo no era el suyo, que se encontraba atrapado en el cuerpo de una mujer y que se sentía hombre. Así, se convirtió en el primer transexual en operarse de la historia.

Nacido como Laura Dillon en 1915, huérfano de madre, Dillon fue adoptado por unas tías solteronas aquejadas de todos los vicios del puritanismo anglosajón. Sin embargo, cruzó el rubicón de los sexos muy pronto. Dillon masculinizó su apariencia y, cuando comenzaron a crecerle los senos, los escondió bajó la ropa. Se cortó el pelo, vistió con ropa de hombre y sufrió su primera gran humillación el día en que con 15 años un amigo le cedió el pasó al franquear una puerta. Laura Dillon resolvió escaparse hacia Oxford para estudiar medicina. Existían severas cuotas hacia las mujeres, no fuera que la revolución feminista copara las universidades. Pero nada lo detuvo, Pensó en ser lesbiana, pero no se sintió bien. Ella era hombre. 

Sabía que la química del cuerpo tenía mucho que ver en la complexión de la persona, así que en 1939 comenzó a tomar testosterona. El resultado: Lawrence Michael Dillon, un gentleman al que nadie tomaba ya por mujer.

Por aquél entonces, destacaba como cirujano el Dr. Harold Gillies, pionero de la cirugía plástica, quien durante la Primera Guerra Mundial operó a cientos de soldados de las más diversas y horrendas mutilaciones ocasionadas por balas, metralla y bombas. Tras explicarle su caso, este le prometió que terminada la Guerra lo operaría. Cumplió su palabra, le realizó una doble mastectomía y años después, la primera faloplastia.

Dillon escribió en 1946 un estudio Self: A Study in Ethics and Endocrinology, donde definió la disforia de género como una realidad humana, alejada de trastornos psicológicos. Terminaría sus estudios de medicina en 1951 ocultando su identidad siempre con miedo a que le descubrieran, hasta que en 1958 salió a la luz como resultado indirecto de su origen aristocrático. Los diarios de la época se harían eco de su caso, y ya con apariencia de hombre sufriría el rechazo de quienes le conocían. Huyendo de ello se fue a vivir a la India con la comunidad budista en Sarnath y después al monasterio de Rizong en Ladakh, donde fue ordenado monje novicio de la orden de Gelukpa, tomando el nombre de Lobzang Jivaka y convirtiéndose en el primer hombre blanco europeo ordenado en la tradición budista tibetana. Allí pasó su tiempo estudiando budismo y escribiendo hasta que su visado expiró. El 15 de mayo de 1962, con 47 años, falleció en un hospital de la India.

Sin Duda, Lawrence Dillon no sólo fue un revolucionario de sí mismo: realizó una extirpación de los dos testículos (orquidectomía bilateral) a Roberta Cowell, la primera persona en transicionar quirúrgicamente de hombre a mujer en el Reino Unido, cuando aún no era un médico titulado. En un mundo que llegó hasta a odiarla por su condición, nunca tuvo dudas de que su causa era justa: la de ser quien quería ser.