El papa Francisco respaldó la unión civil entre personas del mismo sexo

21.10.2020

En un breve comentario incluido en el documental norteamericano «Francesco», presentado el miércoles en Roma, el papa Francisco manifiesta que «las personas homosexuales tienen derecho a estar en la familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de la familia a nadie ni hacerle la vida imposible por eso».

El papa Francisco señaló que respalda las uniones civiles entre personas del mismo sexo por primera vez en el documental "Francesco", presentado en el Festival de Cine de Roma. La declaración del pontífice representa un cambio drástico en la postura del Vaticano respecto al tema. En un documental que se estrenó este miércoles 21 de octubre en Roma, el Papa alentó la aprobación de leyes de unión civil para parejas homosexuales, alejándose de la posición de la oficina doctrinal del Vaticano y de la postura de sus predecesores. Las palabras del pontífice se recogen en un fragmento del documental que reflexiona sobre el cuidado pastoral para aquellos que se identifican como LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales).

"Las personas homosexuales tienen derecho a estar en la familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia. No se puede echar de la familia a nadie, ni hacer la vida imposible por eso", dijo el Papa Francisco en el filme, sobre su aproximación a la pastoral. A renglón seguido, el Papa añade que «lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil, tienen derecho a estar cubiertos legalmente. Yo defendí eso».

La última frase se refiere a su apoyo a un plan de uniones civiles como alternativa a la ley de matrimonio homosexual que fue finalmente aprobada en Argentina en 2010, pero su opinión por lo que se refiere a la actualidad es clara: el Papa sostiene que las parejas homosexuales tienen derecho a una cobertura legal, precisamente como alternativa al matrimonio homosexual, en lugar de vivir en la incertidumbre.

«Francesco» incluye testimonios de personas homosexuales ayudadas personalmente por el Santo Padre, como el romano Andrea Rubera, a quien el Papa, en respuesta a una carta, llamó por teléfono para animarle a llevar a sus tres hijos al catecismo. Según Rubera, Francisco le dijo «por favor lleve sus niños a la parroquia, sea transparente con la parroquia sobre su familia. Por supuesto no todos estarán de acuerdo con una familia así, pero va a ser bueno para sus chicos». El interesado lo agradece como «un gran consejo porque ya es el tercer año que mis hijos siguen un camino espiritual en la parroquia y todo va bien. El Papa nunca dijo cuál era su opinión sobre mi familia, probablemente él sigue la doctrina en este punto, pero es la actitud lo que cambió increíblemente». El cambio de actitud y de talante es muy claro desde que Francisco, en el vuelo de regreso de Río de Janeiro a Roma en julio de 2013, comentó con toda naturalidad a los periodistas «si una persona es gay y busca a Dios y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?». Desde entonces, su enseñanza ha sido siempre de afecto y cercanía, con mensajes muy fuertes contra cualquier desprecio o discriminación. 

Evgeny Afineevsky es un cineasta judío nacido en Rusia, y su documental se centra en las grandes batallas, sobre todo sociales, libradas por Francisco en estos años como la defensa del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático, o su esfuerzo por aclarar que las personas homosexuales siguen siendo parte de la Iglesia católica.