EL RELATO DE SEBA VEGA, PRIMER BASQUETBOLISTA ARGENTINO QUE DECLARA PÚBLICAMENTE QUE ES GAY

15.07.2020

El jugador de Gimnasia y Esgrima de Comodoro publicó una conmovedora carta que tituló "La verdad nos hace libres" en la que cuenta su historia.

La homosexualidad en el deporte argentino profesional continúa siendo un tema tabú, sobre todo en las disciplinas masculinas, en las que ser gay parece ser sinónimo de ser "débil" o "falto de hombría", porque son ambientes en los que las masculinidades fueron -y son- construidas desde un machismo absoluto.

No es casualidad que entre miles de deportistas sólo uno haya contado públicamente que es gay, el voleibolista Facundo Imhoff. Y no, no porque deba contarlo, si no porque parecía que debe ser ocultado. Al menos eso es lo que intentó reflejar Sebastián, basquetbolista de Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia, quien decidió contar su historia en redes sociales para "ser libre" y para concientizar sobre lo que ocurre en los deportes.

"Me acuerdo del momento con exactitud: yo tirado en la cama, absolutamente a oscuras, mirando el techo en silencio, sin saber qué hacer, sin querer asumir, con la cabeza explotada. Acababa de estar con un hombre por primera vez y no lo podía aceptar. Aquella noche fue una de las peores que recuerde", comienza diciendo Seba, quien se transformó en el primer jugador de básquet argentino de la historia en decir públicamente que es gay, en su carta titulada "la verdad nos hace libres".

"¿Cuál es el objetivo de todo esto? ¿Qué quiero lograr? Lo más importante es poder cerrar una etapa y sentirme libre de una vez. Libre de culpa, de sentirme en falta. Demostrarle a todos y a mí mismo que puedo ser gay y seguir jugando al básquet con el compromiso que tuve desde que debuté en la Liga. Sé que marcará mi futuro, pero también me permitirá reconciliarme con el pasado", cuenta quien supo vestir las camisetas de Boca y Peñarol de Mar del Plata y cierra: "Me gustaría que este disparador pueda ayudar a otras personas que tal vez están o estuvieron en una situación semejante. Ayudar en ese recorrido, para que sea, al menos, un poco más liviano. Menos traumático". Para pensarlo y releer una y otra vez.

FUENTE: TIKITAKAS