En Santa Fe rechazaron a un donante de plasma por ser gay

01.09.2020

Emiliano Ivaldi tiene 29 años y recientemente logró superar el coronavirus. Con el objetivo de ayudar a otros pacientes, se presentó en el hospital Eva Perón, en Granadero Baigorria, en Santa Fe, para donar plasma, pero fue discriminado y rechazado, por ser gay.

de Emiliano Ivaldi se viralizó este fin de semana luego de un episodio inusitado cuando fue al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria en el horario del turno que le habían asignado. Después de una primera entrevista telefónica, el profesional que lo atendió empezó a repasar el cuestionario de rigor que también se utiliza antes de una extracción de sangre. Sin embargo, lo sorprendió al preguntarle si había tenido sexo con otro hombre en el último año. Cuando el muchacho se lo confirmó y le explicó que tiene una pareja estable desde hace 4 años, decidió que no podía presentarse como voluntario porque había tenido "relaciones de riesgo".

Desde el Centro Único de Donación, Ablación e Implante de Órganos (Cudaio) de Santa Fe, le confirmaron a Clarín que intervinieron el mismo día en que se publicó el video para resolver el conflicto. Al joven de 29 años lo invitaron para una nueva entrevista en el Centro Regional de Hemoterapia Rosario. Su directora, Andrea Acosta, le confirmó a Clarín que conocen a Emiliano desde hace varios años y ha participado de colectas móviles de sangre. También pidieron informes al nosocomio para tratar de "acercar a las partes" luego de la denuncia en redes sociales.

En la grabación que publicó en Internet, el joven de 29 años se mostró dolido por lo ocurrido y recordó que ya le había pasado algo similar en 2011, cuando todavía no había salido del clóset. "A veces decimos: 'bueno, no es tanto como antes'. Pero siguen sucediendo este tipo de cosas hoy. Me sentí rechazado, discriminado, sucio", remarcó molesto.

Por otra parte, la funcionaria provincial confirmó que el profesional involucrado tiene "muchos años" de trayectoria. En primera instancia le pidieron un descargo por escrito para evaluar su conducta y planean convocarlo luego en busca de resolver la situación que tomó estado público al día siguiente. "Los dos describen el mismo proceso. Es una cuestión subjetiva, hay que ver cómo le preguntó, pero no evaluamos la orientación sexual", advirtió Acosta a la espera de avanzar en el abordaje del caso.En el video, Ivaldi se mostró muy triste por volver a vivir algo que creía desterrado después de un par de años en los que tuvo que mentir a la hora de enfrentar el cuestionario para donar sangre. A diferencia de aquella primera experiencia, esta vez contó con la contención inmediata de su novio y su mamá. Sin embargo, decidió dar a conocer la historia y subrayó: "Que hoy me tenga que encontrar en una misma situación que me encontré en 2011 me destrozó".

Por su parte, dijo que relató lo sucedido porque no quiere "que le pase a nadie" y aseguró que sintió "una mezcla de angustia e impotencia" y de "mucho enojo". Incluso afirmó que "ese rechazo que te genera, que hace hincapié en prácticas de orientación sexual, hace que vos mismo te rechaces".Emiliano hizo hincapié en que ya tiene una década de experiencia colaborando como voluntario cuando se lanzan convocatorias para colectas de sangre. Así acotó que ya había transitado un proceso muy parecido al que se lleva a cabo actualmente con los pacientes recuperados de COVID-19. Puntualmente ya conoce la técnica de extracción por aféresis, que implica conectar una vía en cada brazo, porque había sido donante de plaquetas. Ahora espera que el camino pueda allanarse para dar una mano nuevamente.