«Falling», primera película de Viggo Mortensen como director, Premio Sebastiane 2020 a la mejor cinta de temática LGTBI en el Festival de San Sebastián y una película argentina se llevo el segundo premio.

21.10.2020

Falling, primer largometraje de Viggo Mortensen como director, se ha alzado esta semana como ganadora del Premio Sebastiane, galardón que a iniciativa de Gehitu comenzó a concederse en el año 2000 a la mejor obra de temática LGTB de entre las que participan en cualquiera de las secciones del Festival de San Sebastián. La argentina Las mil y una, de Clarisa Navas, ha obtenido por su parte el Sebastiane Latino, un segundo galardón que se concede desde 2013.

«Por recordarnos que hay luchas que nunca terminan. La de un hijo homosexual y un padre que encarna las derechas tóxicas del mundo. Porque frente al enfrentamiento propone el debate y no ponernos a la altura del agresor. El eslabón más débil (el marica) rompe con la cadena de agresión familiar. En ella vencen el amor y el diálogo del cual se benefician las nuevas generaciones, que crecen en libertad». Así argumenta la página web del Premio Sebastiane la concesión del galardón a una película escrita, dirigida y protagonizada por Viggo Mortensen, actor estadounidense de fama mundial. Se da la circunstancia de que Mortensen era homenajeado este mismo año por el Festival de San Sebastián con la concesión del Premio Donostia a toda su carrera.

Falling, una coproducción británico-canadiense, narra la historia de John Peterson (interpretado por el propio Mortensen), un hombre gay que vive en California con su marido y su hija adoptiva y que se hace cargo de su padre, un anciano granjero huraño y homófobo, interpretado por Lance Henriksen, cuando este ya se muestra incapaz de vivir solo. La película se estrena en salas comerciales españolas el próximo 2 de octubre. 

El Premio Sebastiane Latino ha recaído, por su parte, en la coproduccion argentino-alemana Las mil y una, de la directora Clarisa Navas, una cinta que retrata la relación entre Iris y Renata, dos chicas de una barriada humilde interpretadas por Sofía Cabrera y Ana Carolina García. «Cuando Iris conoce a Renata, entre los monoblocks de Las Mil viviendas, siente una atracción inexplicable. La nueva presencia de Renata incomoda y los prejuicios se esparcen. Ante la hostilidad, ellas y su pequeño grupo de amigos serán la resistencia queer, haciendo que esas arquitecturas derruidas se vuelvan tan cómplices como riesgosas, y que sus encuentros sean luz en las noches del barrio», describe el argumento la web de los Sebastiane.

«El jurado ha decidido otorgar este premio a 'Las mil y una' por ser una película que narrativa y técnicamente refleja con gran naturalidad las vivencias disidentes de un grupo en un entorno marginalizado», apunta la web de los premios. «Muestra la vulnerabilidad y la fuerza que conviven en los diversos tipos de personas del acrónimo LGTBI», explica el jurado de GEHITU, para quien Clarisa Navas «demuestra que se puede hablar en una película de los afectos y sexualidad de los adolescentes con realismo y sin que la 'magia' de la historia de amor central se pierda».