FEMICIDIOS: La epidemia interminable

29.05.2020

Fátima Acevedo. Denise Vergara. Nombres al azar de víctimas, nombres que se suman a una cuenta macabra que no parece tener fin.

Los femicidios en Argentina son un cálculo que no se estanca y que por desgracia se actualiza hora a hora. Desde el 20 de marzo que comenzó la cuarentena hasta el 14 de mayo se registraron 50 femicidios y femicidios vinculados (49 de mujeres y niñas, 1 de varón). Entre las víctimas se cuenta a cuatro niñas. Además, 61 hijos e hijas quedaron sin madre, de las cuales el 72 por ciento es menor de edad. La provincia de Buenos Aires lidera el dramático ránking con 24 casos, veinte más que Santa Fe y Tucumán, que siguen en el listado con cuatro crímenes en cada uno.

Los monstruosos crímenes violentos que sufren las mujeres causan conmoción e impacto y demuestran cómo la violencia de género en todas sus formas es una problemática urgente.

Y las estadísticas demuestran que todo tiempo pasado fue igual de peor: en 2018, hubo 273 femicidios en el país. En 2019, la perspectiva de las mujeres empeoró: 327 crímenes. La mayoría de los asesinatos fueron cometidos por sus parejas o exparejas. En el 63% de los casos, el asesinato se comete en la vivienda de la víctima, el 27% en la vía pública y solo un 5% en la vivienda del agresor.

Cada caso tiene su singularidad pero hay cuestiones que parecen repetirse una y otra vez. Fátima Acevedo estuvo desaparecida una semana. Había denunciado seis veces a su expareja, tenía un botón antipánico y vivía en un centro para víctimas de violencia de género. Fátima había pedido ayuda, había denunciado a su ex, pero nada de eso le salvó la vida. Su exnovio, Jorge Nicolás Martínez, fue detenido, imputado por "homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género". No le importó que dejara a su hijo sin su madre.

Denise también había denunciado a su ex, Miguel Gutiérrez, quien tenía una orden de restricción. Sin embargo, Gutiérrez ingresó al trabajo de Denise cortando un alambrado y la espero escondido. Cuando la vio, la golpeó en el rostro para luego sacar un cuchillo y asestarle entre 10 y 12 puñaladas. La pareja tiene un hijo en común de cinco años.

En ambos casos lo mismo: la Justicia inepta, incapaz de proteger a las víctimas. Pero más allá de esta situación que se repite, todos los casos son auténticos crímenes de odio, que tuvieron como antecedentes distintos grados de torturas, mutilaciones, quemaduras, violencia emocional, sexual y física.

Hay criminales que dicen 'la maté porque era mía', como si fuera cosa de sentido común. Hay mujeres que se cansan de situaciones repetidas de violencia y dicen basta, pero ellos deciden matar. ¿Y las autoridades? Muestran una y otra vez la incapacidad de poder brindar seguridad, cuando no exhiben desidia y complicidad. Mientras tanto, los femicidios continúan. La violencia hacia la mujer es la otra trágica epidemia. ¿Será posible encontrar un remedio?

EL MENSAJE A LAS VÍCTIMAS

"No estás sola. Utiliza la tecnología para estar contactada con tu entorno, comunícate diariamente con alguien de tu confianza y que sepa de tu situación. Utiliza los grupos de WhatsApp, mensajes y redes sociales para conversaciones generales pero que te permitan estar en contacto con tu entorno. Ante una emergencia no dudes: llama al 911. Por asesoramiento comunícate al 144", pide La Casa del Encuentro (entidad que propone luchar contra toda forma de violencia hacia las mujeres, niñas y niños) a todas las mujeres que se encuentran en situación de violencia de género.


SI SUFRÍS VIOLENCIA DE GÉNERO, DENUNCIALO

Podés denunciar (vos o un allegado) llamando a la Línea 144. En el marco de la cuarentena obligatoria, el Ministerio de la Mujeres amplió a la red de canales para denuncias: Podés mandar un whatsapp al 11-2771-6463, 11-2775-9047 y 11-2775-904 y escribir al mail linea144@mingeneros.gob.ar.

Además, se encuentra disponible la aplicación gratuita para celulares, tanto para dispositivos android como iphone a través de la página web del Ministerio. Si no podés denunciar de esta forma, acercate a una farmacia y pedí un barbijo rojo, que los profesionales te van a poner en contacto con personal del 144.