Global Pride 2020: El mundo se lleno de Arco Iris

03.07.2020

Con más de 10 millones de contagios de Covid-19 a nivel global y con restricciones sanitarias impuestas en distintos países, en el mundo se reportaron algunas manifestaciones, pero la mayoría de las iniciativas transcurrieron en línea bajo la etiqueta Global Pride. 

Cincuenta años después de la primera marcha del Orgullo en Nueva York, la comunidad LGBTI se dio cita este sábado esencialmente en línea para un maratón digital debido a la pandemia de Covid-19, que ha confirmado más de 10 millones de contagios a nivel mundial. Hubo algunas manifestaciones pequeñas para celebrar el aniversario, pero la mayoría de las iniciativas transcurrieron bajo la etiqueta Global Pride, un acto virtual de 24 horas.

En Argentina, los edificios públicos y los monumentos se iluminaron con los colores del arcoíris, y los activistas han convocado una semana de actos en línea, aunque por lo general el Orgullo Gay suele celebrarse en noviembre en el país.

En México, activistas homosexuales exigieron justicia para los crímenes de odio durante un maratón digital que sustituyó a su marcha anual del Orgullo Gay. "Pensamos hoy particularmente en aquellas personas lesbianas, gais, travestis, transexuales, transgéneros e intersexuales que fueron asesinadas por su orientación identidad o expresión de género", dijeron los organizadores al inicio del evento. Los organizadores de la "marcha digital" invitaron a simpatizantes a grabarse caminando, cantando o bailando en sus casas y difundir las imágenes por Instagram o TikTok bajo la etiqueta #ElOrgulloPermanece.

En Tel Aviv el evento se llevó a cabo en una atmósfera completamente distinta y en un clima más bien festivo, aunque no se pareció en absoluto al desfile anual que suele convocar a más de 100.000 personas que inundan las calles para festejar disfrazadas. "Me parece bien que el evento del orgullo sea más serio en lugar de que sea solo fiesta y diversión", explicó a Efe Amit Alexander Lev, activista LGBT, desde la marcha de Tel Aviv. "Estamos aquí para luchar por igualdad porque incluso en 2020 todavía no hay igualdad para la comunidad LGBT. Y no hablo de matrimonio entre personas del mismo sexo sino algo de tan básico como la seguridad de poder caminar por la calle sin ser atacado, que sigue pasando en algunas partes de este país", agregó.

En Londres la London Pride, una de las principales citas del calendario del Orgullo Gay, se quedó este año sin desfile. Su lema fue "Aplazada, pero siempre unida". Aún así, un grupo de unas 15 personas, entre ellas Peter Tatchell, un veterano del movimiento, engalanado con los colores del arcoíris, se juntó en la capital británica para celebrar la creación hace 50 años del London Gay Liberation Front (Frente de Liberación Gay de Londres). "Queremos convertir de nuevo esta manifestación en un evento por los derechos humanos de la comunidad LGBT", insistió el activista, de 68 años. Últimamente los desfiles del Orgullo se han transformado en oportunidades comerciales para las empresas gay.

En Japón también sale el arcoíris. Y bajo su bandera desfilaron ayer cerca de 3.000 defensores de libertad sexual en el llamado Día del Orgullo Gay, donde, según los organizadores, desfilaron muchas personas, pero la intención es la misma: Tokio lanzó proclamas a favor de los derechos de las parejas homosexuales. Allí, eso sí, la tradición pesa lo suyo y aún distan muy lejos de poder pasar por la vicaría. 

En Berlín, En Berlín, unas 3.500 personas participaron en la marcha que arrancó en la Nollendorfplatz, donde se encuentra una placa en recuerdo de los homosexuales víctimas del nazismo en la que aparece el triángulo rosa que los identificaba durante el Tercer Reich, y recorrió gran parte del centro de la ciudad de oeste a este. De manera general se respetaron las medidas de distanciamiento social vigentes. La marcha de este sábado fue convocada sin carrozas, música, baile, ni llamamiento a asistencia masiva, y solo para protestar contra la discriminación del colectivo de personas LGTBI, según los organizadores.

En Amsterdam, ateniéndose a las normas de distanciamiento y a la prohibición de celebrar eventos masivos, la comunidad LGTBI en Holanda ha renunciado a las celebraciones habituales del último sábado de junio y han optado por reivindicar sus derechos colgando la bandera arcoíris en las ventanas, siguiendo el evento virtual mundial desde su casa


En Bélgica la celebración del día del Orgullo Gay ha sido pospuesta hasta el 29 de agosto debido a la pandemia, pero los organizadores instan a sumarse este sábado al evento virtual "Global Pride 2020" lanzado a nivel internacional por la comunidad LGBTI+ para hacer un llamamiento a la diversidad e igualdad. Las celebraciones del Festival del Orgullo, que reúnen cada año en Bruselas a más de 100.000 personas, estaban previstas para el 23 de mayo, pero ante la imposibilidad de garantizar la seguridad para los más de 80 grupos que participan debido al coronavirus, se decidió en marzo su aplazamiento. "Este año, el Festival del Orgullo belga estará dedicado a la salud mental y física. Nos lanzamos ya a la reorganización con el fin de poder acoger a todo el mundo para una edición completa en agosto", dijo en un comunicado la asociación The Belgian Pride, que coorganiza el evento junto con otros colectivos LGBTI+.