Jojo Rabbit: ser homosexual en la Segunda Guerra Mundial

07.08.2020

Fue una de las candidatas al Oscar. La película de Taika Waititi (director y quien encarna a un Hitler bufonesco y amigo imaginario del protagonista), presenta también a dos militares nazis (Captain K y Finkel) que dan indicios de cómo fue la homosexualidad durante la conflagración bélica.

La historia de un chico alemán (Roman Griffin Davis) cuya madre trabaja para la resistencia y cuyo padre aparentemente ha muerto en el Frente italiano, es el marco en el que se desenvuelve esta comedia negra sobre una infancia contaminada por los delirios nazis. En ella, los actores Sam Rockwell y Alfie Allen dan vida en el film al Captain Klesendorf y a Finkel; dos soldados nazis que tienen una oculta relación sentimental.

Uno de los elementos que utilizan como representación aparece en el uniforme que ambos diseñan: en la solapa del bolsillo derecho del Capitan Klesendorf y en el casco y el cuello de Finkel hay triángulos rosas invertidos. Tal como hemos mencionado en otra nota, los triángulos rosas se usaban en la Alemania nazi para identificar prisioneros homosexuales. La homosexualidad se consideraba una de las pruebas de degeneración que se transmitía por vicio de unos individuos a otros.

Por la manera de actuar de ambos personajes se infiere que se trata de una pareja, pero no es hasta el final (perdón el spoiler) que la sospecha se confirma. Cuando el capitán hace que liberen a Jojo del sitio donde se encuentran prisioneros los nazis, se le observa abatido y sin Finkel, mostrando más triángulos rosas invertidos.

Puesto en contexto, la persecución nazi a la comunidad LGBT se intensificó luego del asesinato de Ernst Röhm, jefe de las temidas SA, asesinado durante la conocida como "Noche de los cuchillos largos". La justificación dada por Hitler fue un intento de golpe de estado por parte de Röhm y las SA, pero no se olvidó de mencionar la homosexualidad de Röhm, acusándolo veladamente de perversión de menores. A partir de ese momento la retórica anti-homosexual pasó a formar parte del discurso nazi.