"La escondí en el armario durante horas"

08.10.2020

El testimonio una mujer que vive con su novia en Irán, donde la homosexualidad está prohibida

En 77 países del mundo todavía existen leyes criminales que castigan, hasta con la muerte, cualquier "conducta homosexual". Irán es uno de estos. Allí, tener una relación no heterosexual puede conducir a la pena de muerte y ser gay puede ejercer una enorme presión en las relaciones de familia.

Sara tiene 23 años y desde hace cuatro años ha vivido con su novia en la casa de su madre. Ambas mujeres le contaron a la BBC las dificultades que han tenido que enfrentar en su vida. Así lo relata ella: "Yo tenía 11 o 12 años cuando me enamoré por primera vez de una mujer. Se lo conté a mi prima y reaccionó con horror. Me llamó hamjensbaaz: maricona."

"Entonces no me di cuenta de que era un insulto pero supe que, si se lo contaba a alguien más, se burlarían de mí. Una vez le dije a mi entrenadora que sentía algo por ella y ella me respondió que leyera el Corán. Cuando conocí a mi pareja, Maryam, hace cuatro años, yo estaba segura de era gay. Chateamos en internet y cuando fuimos a nuestra primera cita me encontré con una niña, delicada y tan pequeña. Quedé fascinada con su belleza y pensé "¿realmente va a convertirse en mi novia?"".

"Mi madre escucha nuestras conversaciones por teléfono íntimas. A veces en la mañana revisa nuestra recámara, mira las almohadas y dice: "¿Por qué ustedes dos duermen tan juntas en la noche?".O sugiere que la cama es muy pequeña y que una de nosotros debería dormir en otra parte. También entra a la habitación sin anunciarse y se asegura que la puerta siempre esté abierta."

"Me gustaría decirle que pare, y que esto no le incumbe. Mi madre me tiene miedo. Yo puedo ser muy violenta. No lesionaría a nadie, pero si me siento bajo mucha presión, me derrumbo. Ya ocurrió antes y me fui de la casa dos veces. No tenía adónde ir así que regresé unos días después. A mitad de la noche la escuché llorando y rogándole a Dios que me curara. Es muy difícil."

"Mi familia se ha hecho cada vez más hostil y en la fiesta de cumpleaños de mi primo, todos ignoraron a Maryam. Fue muy incómodo y tuvimos que irnos. Ellos me quieren pero a ella la odian. No puedo soportarlo. Es ridículo. Una vez, cuando mis tíos vinieron de visita, tuve que esconderla en el armario durante horas."

"Cuando mis tías llegaron sin anunciarse, (Maryam) me pidió que la escondiera otra vez para que no tuviera que verlas. A veces me da pena mi madre. Tiene casi 70 años y es una persona religiosa. No puedo discutir con ella y temo que no sea capaz de soportar todo esto. Yo también creo en Dios y rezo todos los días. Trato de encontrar algo en el Corán que muestre que la homosexualidad puede ser compatible con el Islam. Pero no lo encuentro y no puedo preguntárselo a un imán."

En Irán, ser homosexual es ilegal. Los adolescentes gays son ahorcados públicamente para aterrorizar a otros.

Copyright BBC