LA PRIMER MINISTRO DE SERBIA NO OCULTA SU CONDICION SEXUAL

15.07.2020

En una decisión que rompe dos tabúes en la conservadora sociedad de Serbia, el presidente de este país balcánico designó en 2016 a una mujer homosexual como primera ministra.

Ana Brnabic, de 41 años, no estaba vinculada a ningún partido político. Nacida en Belgrado en 1975, Brnabic estudió administración de empresas en la Universidad Northwood, en Estados Unidos, y luego obtuvo una maestría en la Universidad de Hull, en Reino Unido. Tras retornar a Serbia, comenzó a trabajar como relacionista pública y en 2011 ingresó en la compañía estadounidense Continental Wind Serbia. Dos años después se convirtió en su directora ejecutiva. También fundó la Alianza Nacional por el Desarrollo Económico Local, la asociación público-privada más grande Serbia. Por eso, cuando en 2016 fue designada ministra por el presidente Aleksandar Vucic, muchos criticaron su falta de experiencia gubernamental.

Pero ese no fue el único aspecto que atrajo la atención. En una entrevista con la agencia de noticias Associated Press, reconoció su homosexualidad y explicó: "Prefiero sacarlo a la luz ahora y terminar con ello para poder enfocarme en mi trabajo". A lo que agregó: "Espero que esto se termine en tres, cuatro días, y luego no sea conocida como la ministra gay, sino como la ministra de Administración Pública y Asuntos Locales".

La designación de Brnabic sucedió en un contexto de sostenida y arraigada antipatía contra la homosexualidad en Serbia. Un ambiente socialmente conservador domina la región de los Balcanes en general y la iglesia -ortodoxa en Serbia y católica en Croacia- también ejerce mucha influencia: las hostilidades contra el desfile del orgullo gay en 2010, en Belgrado, generaron la cancelación del evento durante 3 años. También fue noticia el hecho de que activistas afiliados a la iglesia en Croacia forzaron un referendo en 2013 que rechazó el matrimonio entre parejas del mismo sexo. Y más: en 2018, uno de sus ministros, Nenad Popović, había reaccionado airado en Twitter pidiendo la prohibición de unos libros infantiles sobre familias homoparentales. La realidad es que en el país balcánico existe discriminación y amenazas contra su seguridad física de forma cotidiana.

Sin embargo, la designación de Brnabic pareció representar una señal de cambio por venir en un país que quiere entrar a la Unión Europea. Y esta apertura se puso a prueba el año pasado, ya que la primera ministra se convirtió en la primera jefa de gobierno homosexual en tener un hijo durante su mandato. Eso sí, debido a la ausencia de una legislación que proteja los derechos de las familias homoparentales en su país, Brnabic no podrá figurar, al menos de momento, como su madre legal, ya que el bebé fue gestado por su pareja, Milica Đurđić.

La presencia de Ana Brnabic es sin dudas un cambio en una región dominada por preceptos conservadores y reaccionarios, y existe la expectativas de que suponga una mejora de la situación de las personas LGTB en un avance de derechos en los Balcanes.