Las amantes menos mentadas: Frida Kahlo y Chavela Vargas

21.08.2020

Dicen los especialistas que las pinturas de Frida Kahlo muestran a la perfección las emociones de la artista a lo largo de su vida, sus pasiones, sus dolores y sus amores. Se sabe que tuvo por amante a Diego Rivera o León Trotsky; sin embargo, poco se habla de otra de sus parejas, Chavela Vargas. Chavela, quien era 12 años menor que Frida, habló en varias ocasiones sobre el amor que tuvo hacia Kahlo cuando comenzaba a despegar su carrera musical. 

Antes de morir Chavela Vargas, contó cómo fue que ella y Kahlo se conocieron durante una de las tantas fiestas que se hacían en la casa de la pintora donde se reunían las personalidades más famosas del mundo del arte y del espectáculo. "Me invitó un amigo pintor. Me dijo: 'Esta noche hay fiesta en casa de Frida. ¿Vamos?' Fui, pasó la noche, cantamos, bailó todo mundo, entequilados todos", narra Vargas en el documental Chavela, estrenado en 2017. "Fue un deslumbramiento al verle la cara, los ojos. Pensé que no era un ser de este mundo. Sus cejas juntas eran una golondrina en pleno vuelo. Sin tener todavía la madurez de la mujer en mí, pues era muy niña, presentí que podía amar a ese ser con el amor más entregado del mundo".

Aunque Chavela aseguró haber destruido todas las cartas de amor que recibió de Kahlo, existe una que la pintora dedicó a Carlos Pellicer en la que expresó su sentir tras conocer a la cantante, de quien dijo haberse sentido atraída desde un primer momento. "Hoy conocí a Chavela Vargas. Extraordinaria, lesbiana, es más, se me antojó eróticamente. No sé si ella sintió lo que yo. Pero creo que es una mujer lo bastante liberal, que si me lo pide, no dudaría un segundo en desnudarme ante ella. ¿Cuántas veces no se te antoja un acostón y ya? Ella repito, es erótica. ¿Acaso es un regalo que el cielo me envía?", escribió Kahlo. Chavela narra que después de conocerse, se fue a vivir un tiempo a La Casa Azul junto a Frida y Diego Rivera, donde narra haberse sentido muy feliz y enamorada, así como amada por parte de Kahlo. "Me enseñó muchas cosas y aprendí mucho Sin presumir de nada, agarré el cielo con las manos, con cada palabra, cada mañana", dijo. 

Vargas confesó no haber soportado mucho tiempo el compartir el amor de la pintora con Diego Rivera y que un día simplemente decidió abandonarla "Mis palabras posiblemente la hirieron mucho cuando le dije que me iba y ella me dijo: 'Lo sé. Es imposible atarte a ninguna vida de nadie. No te puedo atar a mis muletas ni a mi cama. Vete,' Y un día abrí la puerta y no volví", relató Vargas.