Literatura Trans y travesti, una nueva forma de resistencia

19.09.2020

La literatura trans y travesti ha ganado terreno en los catálogos editoriales ya no sólo como objeto de análisis o de estudios académicos, sino a través de voces que desde la crónica, el ensayo y la ficción construyen realidades que dan cuenta de nuevas formas de resistencia y legitimación. 

Al compás de la consolidación de nuevos derechos civiles, las escrituras trans y travestis se hacen visibles en la Argentina. De ser objeto de biografías, ensayos y narraciones firmadas por autores cisgénero, llegó la hora de que trans y travestis tomen la palabra en el mundo literario local. Luego de un trabajo de años llevado a cabo por editoriales independientes y universitarias, los grandes grupos empiezan a reservar un espacio en sus agendas de publicaciones para estos autores y autoras. A continuación una guía de libros trans que 

Camila Sosa Villada

Estudió cuatro años de Comunicación Social y otros cuatro de la licenciatura de Teatro en la Universidad Nacional de Córdoba. En 2009 estrenó su primer espectáculo unipersonal, Carnes tolendas, retrato escénico de un travesti. En 2011 protagonizó la película Mía, de Javier van de Couter. En 2012 actuó en la miniserie La viuda de Rafael. En 2014 hizo en teatro El bello indiferente, de Jean Cocteau. En 2015, trabajó en Despierta, Corazón Dormido/Frida. En 2016, en Putx madre y en 2017, en El cabaret de la Difunta Correa y la miniserie La chica que limpia. Es autora del libro de poemas La novia de Sandro (2015), el ensayo El viaje inútil (2018) y las novelas Las malas (2019) y Tesis sobre una domesticación (2019). Las malas fue considerada una de las mejores novelas de 2019 y será traducida al alemán, al francés, al italiano y al croata.

La novia de Sandro - Editorial Tusquets

Para atravesar los misterios del amor travesti, Camila va armada de su voz de arrope y los amuletos que supo construir en la intensidad de la noche. Algunas veces ama y otras odia, desea y es deseada, mezcla la pena y la dicha en cada uno de los cuerpos sobre los que se derrama. Una vez fecundada, engendra versos carnívoros y plantas dóciles que pueblan los balcones que sus tacos habitan. Enorme forjadora de magia, sólo podemos estirar el cuello desde abajo para verla sangrar, arder y reírse del mundo. Quizás la memoria por los amantes idos sea la que menos duela de todas las que nos ofrenda su escritura, está también la madre alquilada a otra familia, la fatiga del padre en su lucha contra la pobreza, la amada del amante, los amigos muertos. Por momentos quisiéramos blindarla de algunos recuerdos, pero sería como encapsular a una luciérnaga, un parpadeo de la luz más delicada antes de la absoluta oscuridad. Un ser frágil atrapando las palabras que le llegan por el aire libre de la experiencia. El corazón lector que se anime a transitar la belleza salvaje de La novia de Sandro no podrá salir ileso.

El viaje inutil Ediciones Documenta Escénicas 

Un recuerdo muy antiguo. Lo primero que escribo en mi vida es mi nombre de varón. Aprendo una pequeña parte de mí?. El viaje inútil arranca anunciando zozobras y maravillas. Con una intensidad y una rabia inusuales, Camila Sosa Villada ensaya en clave autobiográfica el relato de una deriva que va de la infancia al posterior ejercicio de la prostitución, el tránsito desde el travestismo al teatro y el choque con la escritura como lugar de posibilidad y peligro, de expresión de vitalidad y borramiento. La actriz y dramaturga cordobesa, que brilló en obras de su autoría como Despierta corazón dormido y Putx madre, se mueve hacia la literatura con una potencia que retiene la crudeza de su vida volcada en las piezas que lleva a escena.

Tesis sobre una domesticación - Biblioteca Soy - Pagina 12

La historia trata sobre una actriz trans que vive prácticamente en un cuento de hadas (bastante moderno). Camila Sosa Villada ahora nos viene a contar que las trans pueden ser felices. Ya hizo suficiente con Las malas, donde las trans sufren, donde se muestra la crueldad del mundo que habitamos.

Las Malas - Editorial Tusquets

Cuando llegó a Córdoba capital para estudiar en la universidad, Camila Sosa Villada fue una noche, muerta de miedo, a espiar a las travestis del Parque Sarmiento y encontró su primer lugar de pertenencia en el mundo. Las malas es un rito de iniciación, un cuento de hadas y de terror, un retrato de grupo, un manifiesto explosivo, una visita guiada a la imaginación de su autora y una crónica distinta de todas. En su adn convergen las dos facetas trans que más repelen y aterran a la buena sociedad: la furia travesti y la fiesta de ser travesti. En su voz literaria conviven Marguerite Duras, Wislawa Szymborska y Carson McCullers, con tonada cordobesa. Las malas es esa clase de libro que, en cuanto terminamos de leer, queremos que lo lea el mundo entero.


Naty Menstrual

Nació en Buenos Aires, ciudad en la que estudió locución en el Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica, lo que le permitió comenzar a trabajar en los medios de comunicación junto a figuras como Fernando Peña. A principios de los años 90 comenzó a travestirse y hacer espectáculos de poesía en bares del underground porteño. Llamó la atención de editores que le ofrecieron publicar sus cuentos y poemas. Así apareció su primer libro Batido de Trolo en 2005, conjunto de relatos y poemas reeditado en 2012, al que le siguió Continuadísimo en 2008 y Poesía recuperada en 2017.                                                                                                                                  La editora María Moreno dijo de ella: "Naty Menstrual escribe cuentos de una lujuria esperpéntica, pero matizada por la piedad tiernísima con que los mejores cronistas populares suelen envolver a sus criaturas". Es continuamente comparada con otros escritores como Manuel Puig, Copi, Charles Bukowski, Pedro Lemebel o Truman Capote.1​4​ Ella, sin embargo, no se reconoce heredera de ninguna tradición.  Ha colaborado con el suplemento Soy y Las 12 del diario Página 12 y fue parte del equipo de redacción de El Teje, primer periódico travesti latinoamericano, producido por el Centro Cultural Ricardo Rojas de la Universidad de Buenos Aires. Suele dar espectáculos de poesía en bares y teatros de Buenos Aires y el interior argentino. En 2011 participó en la película Mía, de Javier Van de Couter y en 2015 protagonizó el cortometraje Huesitos de pollo, de Juan Manuel Ribelli.5​ Es también diseñadora de ropa y artista plástica

Batido de trolo - Sello Editor: Mariano Ariel Pennisi

Sus relatos son tremendos, de un realismo dramático, marginal, por momentos cruel, a veces de una tristeza desmesurada. Pero lo fundamental es que están brillantemente escritos, con un estilo personalísimo que merece destacarse.

Cuando era chica me encerraba en el galpón del fondo de mi casa bajo llave. Mirá hasta qué punto sabía siendo tan chica que había cosas que no podía mostrar. Había una mesa, de esas con fórmica, abajo había guardadas unas revistas viejas tipo Anteojito, yo las cortaba, y los personajes cobraban vida y armaba historias, novelas, los hacía hablar, y yo me ponía de novia, y me besaban los hombres. Cuando salía del colegio dialogaba como él y como yo, en una relación amorosa que nunca se iba a dar. Es horrible eso. El puto tiene una infancia en general muy solo, con miedo de ser descubierto, de algo pecaminoso y castigado. Desde hace tiempo los que me tratan bien, me sirven. Los demás, me chupan la pija. La primera vez que me puse tacos en la discoteca sentí una electricidad desde los pies a la cabeza. Esto es lo que soy. Yo fui de tapado a puto careta, a puto bardo, a travesti. Publicar un libro está bueno pero no me cambia la vida. 

Continuadisimo - Editorial Eterna Cadencia

El primer libro de relatos de Naty Menstrual nos presenta un registro cotidiano de distintas formas de la marginación y de los vínculos y amores posibles a partir de ese contexto. El drama de la realidad, narrado con afecto, pero también con un sentido del humor que permite sobrevivir a las tragedias cotidianas, a las madres fálicas, a la violencia gratuita, a las limitaciones que lo real impone a los deseos y sus posibles vías de escape. De tono irreverente, en la línea de Copi, con el desparpajo y la celeridad de la escritura que ha atravesado la experiencia del blog, Continuadísimo acerca al lector textos lúcidos de un estilo chispeante, florido y urbano. Naty Menstrual escribe cuentos de una lujuria esperpéntica pero matizada por la piedad tiernísima con que los mejores cronistas populares suelen envolver a sus criaturas. Su erotismo escatológico tiene antecedentes tan notables como el Quevedo que escribía Gracias y desgracias del ojo del culo y el Aristófanes que ponía como protagonista de su comedia Los caballeros a un vendedor de morcillas. Con destreza narrativa Naty Menstrual pasa por la nariz de los lectores nuevas flores del mal que, con sus tacos chuecos y sus pelucas fatigadas, saben arrancarle al melodrama de la vida un toque de comedia: se llaman Sabrina Duncan, La Mr Ed, Sissy Lobato, Marlene Brigitte... Si Clara Better, la prostituta poeta inventada por César Tiempo, las hubiera conocido en un cruce de ficciones, hubiera dejado de yirar para emplearse cama adentro. Nunca hubiera podido competir con tanto ingenio de vivir, tanta orgía extraída a la mala suerte, tanta lluvia dorada de besos negros en un perpetuo frenesí.

Marlene Wayar

Marlene Wayar, una de las voces pioneras del travestismo en Argentina y Latinoamérica, es autora de obras como Diccionario Travesti de la T a la T -un manifiesto político y social sobre la disidencia sexual que toma como punto de partida su propia biografía- y Travesti / Una teoría lo suficientemente buena, donde reflexiona sobre la situación de un colectivo vulnerado por la estigmatización cotidiana y el abandono estatal. Marlene es activista travesti por los Derechos Humanos y por las infancias libres. Es psicóloga social por la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo y comunicadora social. Además es fundadora de la "Cooperativa Textil Nadia Echazú" y co-fundadora de La Red Trans de Latinoamérica y el Caribe "Silvia Rivera". En su libro Travesti / Una teoría lo suficientemente buena, y desde su particular lugar de de-construir todo, Marlene plantea un modo colectivo de teorizar; invitando así a diferentes personas para dialogar y condimentar la teoría travesti-trans sudamericana.

Diccionario Travesti de la T a la T - Biblioteca Soy - Pagina 12

Diccionario de la T a la T no es una adenda al diccionario verdadero ni tampoco un contra diccionario. Mucho más que eso: deconstrucción del orden ilusorio, insistencia y rogodeo en una letras hasta el momento obturada o definida desde la prepotencia y la negación. Este libro es un tratado travesti que cruza teoría propia, experiencias colectivas, un libro para no dejar de leer.

Travesti, Una teoría lo suficientemente buena - Editorial Muchas Nueces

Marlene Wayar, invita a pensar críticamente las bases sobre las que se sostiene una sociedad en la que se violenta toda disidencia. Mediante entrevistas y el relato de experiencias personales, la autora desarrolla el lugar de vulnerabilidad en el que se encuentra del colectivo travesti y trans en el país, la estigmatización que comienza desde temprana edad y la necesidad de repensar de forma constante la estrategias para la deconstrucción.

Carolina Unrein

Carolina Unrein es actriz y escritora. Nació el 11 de diciembre de 1999 en Zapala, Neuquén, creció en un pequeño pueblo de la provincia de Entre Ríos llamado Diamante y hace poco se mudó a Buenos Aires para seguir su carrera de actriz y modelo. Su primer libro publicado, Pendeja, Diario de una adolescente trans (Editorial Chirimbote, 2019), se instaló como una piedra preciosa dentro de la literatura juvenil, y con Fatal, este, su nuevo libro, Carolina regresa a puro desenfado para dar voz a su historia de transición, para seguir exigiendo la visibilidad que la comunidad trans necesita.

Pendeja, diario de una adolescente trans

Esta es la razón por la que empecé a escribirte, Diario. En un mundo en el que nos revisan, patologizan, diagnostican; en un mundo en el que nos tachan de abominaciones, de deformaciones, de parafílicos, de enfermos; en un mundo en el que somos echadas de nuestras casas, en el que no existen las oportunidades laborales para la gran mayoría de nosotras más allá de la prostitución, y en el que luego somos perseguidas por ejercerla; en un mundo en el que somos reducidas a un fetiche, a una parafilia, a un objeto de consumo... en un mundo así, decirnos "me quiero" es pura rebeldía. Ser capaz de amarme, de besarme y abrazarme, de cuidar de mí misma, es ser capaz de iniciar pequeños actos revolucionarios todos los días. Y quiero registrar en vos (mientras te comparto textos que he producido durante estos años, como para ir contextualizando un poco la cosa) el camino que estoy andando para lograr hacerlo. ¿Te pa?

Fatal, una crónica trans

"Yo, Carolina Unrein, yo, la pibe del lindo culito, yo, la sobreviviente de abuso sexual, yo, la del desorden alimenticio, la ansiosa, la sola, yo, la puto, la marica, la trava, yo, Carolina Unrein, me declaro harta de este mundo de terror y de espanto, de este mundo sin oportunidades, harta de este mundo de mierda que se lleva a una de nosotras cada noventa y seis horas (y andá a saber a cuántas más se lleva que no están registradas), yo, profundamente harta de todos ustedes porque no se les mueve un bendito pelo con el sonido de las sílabas chocar los nombres Marcela Chocobar o Diana Sacayán, yo. Estoy harta, creciendo harta en esta vorágine de mierda violenta que este mundo nos dejó.

¿Y saben qué más tengo para decir?

Que quiero que se hagan cargo.

Que exijo que se hagan cargo.

Háganse cargo.

Háganse cargo de mis abusadores, háganse cargo de las muertas, háganse cargo de las niñas travestis violadas todos los días, háganse cargo. Quiero que se hagan cargo presidentes, profesores, actores, gestores culturales, arquitectos, médicos y todo el sistema policial y sus amigos de todas las trans y las travestis muertas y violadas en comisarías. Háganse cargo."


I Acevedo.

Autor de los libros U, Una idea geniak, Jajaja y Late un corazón, la literatura fue el recurso que le permitió a Acevedo documentar tres transformaciones secretamente articuladas que atravesó en los últimos años -"ser madre, hacerme lesbiana, no ser más mujer"-, un proceso que se condensa en su cambio de nombre, de Inés a I, perfectamente impreciso para su deseo de no suscribir a la categorización binaria de los géneros.

Una idea genial - Editorial Alpha Decay

Inés Acevedo decidió escribir su autobiografía a la edad de veinticinco años. En ella, dos fijaciones: la familia y la lectura. Sin ningún tipo de linealidad, anárquica como la propia memoria, Acevedo nos hace partícipes de su infancia asentada en un rancho de un pueblo llamado Napaleofú y su necesidad de escapismo a través de la lectura encuentros literarios que obtiene de una biblioteca a cinco kilómetros de su rancho . Desde un punto de vista más que peculiar, Acevedo convierte su día a día en un fascinante relato de aventuras en el que la necesidad de huir de un particular círculo familiar se hace tan necesaria como imposible.

 Jajaja - Editorial Mansalva 

Una ruptura con una amiga ingrata en una lencería, la autobiografía de una flor arrancada, un recorrido por el barrio de microcentro a través de las pizzerías estrella de la zona -Banchero, Güerrin, El palacio de la pizza-, el nacimiento de unas comadrejas en el campo y un primer cigarrillo fumado a escondidas, el babysitting de un perro de country en un departamento, un criadero de cucarachas hecho por amor, una expedición a un planeta lejano, son algunas de las escenas que me seducen -para usar un verbo de Dalia Rosetti en la contratapa del libro- de las veintitrés narraciones de Jajaja. Inés Acevedo escribió los cuentos que se agrupan en el libro entre 1998 y 2016, es decir, entre los quince y los treinta y dos años. Quizás a esto se deba la pluralidad de procedimientos, voces, tópicos, géneros, tonos y estilos que aparecen en los cuentos.

Late un corazón - Editorial Rosa Iceberg

I Acevedo cierra un ciclo de veinte años de escritura a través de un conjunto de textos que pueden leerse como cartas de amor, como fragmentos de un diario personal, como una serie de cuentos donde se conjugan el pasado y el futuro. Y al mismo tiempo comienza una etapa nueva en la que se plantea, dice, "repasar el por qué y el para quién de mi escritura, romper con una tradición literaria, reivindicar mi derecho a amar"