Marsha P. Johnson, la transexual negra y pobre que fue líder LGBT

27.09.2020

Es uno de los íconos fundamentales del movimiento LGTB llegando incluso a ser considerada la madre de la liberación homosexual. Su historia merece ser conocida.

Marsha P. Johnson ha sido considerada como una de las activistas más importantes en los enfrentamientos con la policía durante los disturbios de Stonewall.​ A principios de la década de 1970, Johnson y su amiga Sylvia Rivera cofundaron la organización Street Transvestite Action Revolutionaries (STAR; Revolucionarias activistas travestidas callejeras); juntas participaron en las marchas a favor de la liberación gay y en acciones políticas radicales.​ En la década de 1980, Johnson continuó su activismo de la calle como organizadora respetada y marshall de ACT UP. Junto con Rivera, Johnson era «madre» de la Casa STAR, repartiendo ropa y comida para ayudar a drag queens, mujeres trans y jóvenes que vivían en los muelles de la calle Christopher o en su casa, en el Lower East Side de Nueva York.

Todo comenzó hace 51 años en Nueva York, en los disturbios del pub Stonewall Inn de Manhattan, y en los que Marsha P. Johnson tuvo un papel muy destacado.Pero hay que remontarse mucho antes, cuando Marsha después de graduarse en la escuela secundaria, en 1963, Johnson se mudó a Greenwich Village, en la ciudad de Nueva York., en una época en la que era ilegal ser homosexual o vestir de mujer. Desde pequeña ya se vestía de niña, pero tras ser víctima de bullying dejo de hacerlo. "Yo era nadie, en Nadievilla", decía Johnson refiriéndose a su vida en Elizabeth, Nueva Jersey, "hasta que me convertí en una drag queen".Marsha, la "madre" Drag QueenEn 1970, Marsha fue una de las caras visibles de la primera marcha por el orgullo y la liberación homosexual, adquiriendo relevancia dentro del movimiento y convirtiéndose en un icono de los derechos del colectivo LGTBI.Se encontraba sin hogar y hasta se prostituía. Sin embargo, encontró un medio de supervivencia como drag queen y empezó a diseñar sus propios trajes. Su vida cambió tanto que se convirtió en un elemento destacado en la comunidad LGTBI y comenzó a ser considerada como una especie de madre drag que ayudaba a jóvenes LGTBI sin hogar y con dificultades.Dicen quienes la conocieron que siempre les hacía ver lo mejor de sí mismos y nunca dejaba de luchar por la liberación homosexual.

En una ocasión, delante de un tribunal, el juez preguntó a Marsha, «¿Qué significa la 'P' del nombre?»; Johnson contestó su respuesta habitual «Pay it No Mind» («No le hagas caso»).​ Esta frase se convertiría en su distintivo.

En 1974 Marsha P. Johnson fue fotografiada por Andy Warhol, como parte de una serie de polaroids titulada «señoras y caballeros», que se centraba en drag queens.​ Johnson también era miembro de la troupe de drag queens de Warhol, Hot Peaches

En julio 1992, el cuerpo de Johnson fue encontrado flotando en el río Hudson, no lejos del muelle del West Village, poco después de la Marcha del Orgullo.​ La policía consideró la muerte un suicidio. Los amigos y seguidores de Johnson dijeron que no tenía tendencias suicidas​ y una campaña de pósteres más tarde afirmaba que Johnson había sido acosada el día de su muerte cerca de donde se encontró su cuerpo. Las demandas para conseguir que la policía investigase la causa de la muerte fueron infructuosas.​ Después de una fuerte campaña dirigida por la activista Mariah López, el departamento de policía de la Nueva York reabrió el caso en noviembre 2012 como un posible homicidio.