Oscar Wilde. 166 años del nacimiento de uno de los iconos gays de la literatura

16.10.2020

Oscar Wilde fue uno de los grandes escritores del siglo XIX, y a día de hoy es considerado como uno de los iconos gays más universales. Esto ocurre por el silencio y/o la censura que se ha realizado sobre su lucha interior y posterior conversión al catolicismo que realizó antes de morir. Son muchos los que no conocen este vital episodio de su vida, pero sí sus romances con otros hombres.

Oscar Wilde en las últimas décadas del 1800, Wilde era considerado uno de los dramaturgos más destacados del Londres victoriano tardío. Su obra maestra en aquel entonces era La importancia de llamarse Ernesto, la cual se representó durante muchísimos años. Fue una celebridad de la época debido a su ingenio y al nivel de provocación que utilizaba, no sólo en sus obras, también en su andar: se vestía de forma extravagante y no escatimaba monólogos inteligentes en cada conversación que mantenía.

El retrato de Dorian Gray. fue su gran obra, la fecha de publicación original es el 20 de junio de 1890 como cuento en la revista Lippincott's Monthly, una revista mensual literaria estadounidense. Luego Wilde le hizo varias modificaciones, agregó nuevos capítulos y publicó el texto como novela por el sello Ward Lock & Co en abril de 1891. El argumento es así: Basil Hallward es un artista que queda fuertemente impresionado por la belleza estética de un joven llamado Dorian Gray. A su vez, Dorian se fascinaba por las palabras de Lord Henry, quien asegura que lo único importante en la vida es la belleza y el placer. A partir de entonces, Dorian busca mantenerse siempre joven; el cuadro envejece por él. Es considerada una de las últimas obras clásicas de la novela de terror gótica. El libro causó gran controversia en la sociedad de su tiempo. Calificativos como "empalagoso", "nauseabundo", "afeminado", "sucio" y "contaminante" inundaron las páginas de los diarios y folletines que hablaban de la novela y sus tintes homoeróticos. La novela considerada fundamental en el canon de la literatura de terror gótico, no fue publicada como Oscar Wilde la escribió originalmente. Varios pasajes fueron reescritos, otros incluso eliminados. Wilde no quería tener problemas sociales ni legales en la Inglaterra de 1890, cuando se castigaba la homo y bisexualidad. Lamentablemente, de todas formas fue condenado a prisión y a cumplir trabajos forzados por ser considerado "indecente". 

Wilde tenía una estrecha amistad con Alfred Douglas, hijo del noveno marqués de Queensberry. Quien ostentaba un título noble, no toleró ni siquiera la posibilidad de que su hijo compartiera con un hombre homosexual, mucho menos que fuera uno. Por lo que aquella estrecha amistad, sumada a la publicación de una historia que entre líneas develada una relación entre hombres del mismo sexo, provocó que el Marqués de Queensberry acudiera a las autoridades. 

El padre de Alfred Douglas acusó a Wilde de "sodomía y grave indecencia", ante lo cual el escritor se defendió acusando a Queensberry por calumnias, amparándose en que "el arte es amoral". Para la mala fortuna de Wilde, el dictamen dejó en libertad al marqués y al autor con la obligación de pasar dos años en prisión cumpliendo trabajos forzados. 

La sentencia fue interpretada como un ejemplo que recrudeció la intolerancia hacia distintas orientaciones sexuales. Cuando Wilde cumplió sus años impuestos en la cárcel, migró a Francia, desde donde retomó su amistad con Douglas en contra de sus respectivas familias. Incluso vivieron juntos algunos meses en Nápoles, hasta que las amenazas de dejar de proveerles fondos fueron más fuertes y finalmente se separaron. 

Oscar Wilde estaba casado con Constance Lloyd, de quien nunca se divorció a pesar de que ella se negó a tener cualquier vínculo con Wilde, impidiéndole ver a sus hijos. Sin familia, dinero, ni prestigio, Wilde se fue a vivir a París bajo el amparo de un sacerdote irlandés en la Iglesia San José, donde vivía con el nombre Sebastián Melmoth. Finalmente, el artista falleció en 1900 en la indigencia y condenado por su preferencia sexual.