Paraguay vivió la marcha del orgullo más grande de su historia

09.10.2020

El 30 de septiembre se cumplieron 61 años de la "carta a un amoral" publicada en el diario paraguayo, El País, afín a la dictadura y Paraguay realizó la 17 marcha del Orgullo, la más grande de su historia. ¿Qué decía la carta de un amoral, y por que es tan importante para nuestrxs compañeres paraguayos

Soy trans. Soy bisexual. Soy trabajadora sexual. Soy marica. Soy lesbiana. Soy 108. Soy revolución. Sucia por siempre. Soy pansexual. Soy torta. Soy puto. Soy otras cosas. Soy puta. Soy loca. Soy no binarie. Las consignas se proyectaban el 30 de septiembre sobre el edificio del Banco Nacional de Fomento. Hubo una mención especial a Sucia-Inmunda-de-la-basura, una artista trans muy querida por la colectividad que fue hallada muerta el 29 en Campo Grande, Brasil.

Desde la coalición TLGBI+, expresaron que a la marcha asistieron cerca de 1.500 personas. Algunas fueron con vehículo, otras en bicicleta. Las trans se convocaron en la escalinata y muches estuvieron siguiendo la transmisión en vivo. Según la organización, fue también la caravana más grande y calurosa que se realizó en la historia del país.

La ley antidiscriminatoria sigue siendo una gran ausente en un año en que el encierro recrudeció la violencia intrafamiliar contra las personas LGBT, marinos en Alto Paraná torturaron a 35 personas -entre ellas a 3 mujeres trans- y hubo reiterados intentos de transfemicidio. Las personas de la diversidad sexual y de género no tienen reconocimiento legal de sus identidades en Paraguay. Tampoco garantías ni leyes que las amparen.

El 30 de septiembre se cumplieron 61 años de la "carta a un amoral" publicada en el diario paraguayo, El País, afín a la dictadura. Fue una respuesta a una edición anterior del mismo diario que tituló "108 Personas de Dudosa Conducta Moral Están Siendo Interrogadas. Intensa Acción Policial. Esperan Resultados".  Fue la primera vez que apareció el número 108 asociado a la homosexualidad, según demuestran los archivos, recortes de periódico y documentos que componen la investigación realizada por el abogado Erwing Augsten.

La carta es una de las primeras expresiones públicas encontradas, desde la disidencia sexual ante la doble moral social, en el contexto de la dictadura en Paraguay (1954-1989). Esta carta ha sido rescatada del olvido, por diversas organizaciones LGBTI paraguayas, que tomaron la fecha de su publicación para declararla como "Día de los derechos LGBTI". La memoria de la acción de una persona anónima que se atrevió a escribir una defensa del derecho a sentir, a decidir sobre su cuerpo y su sexualidad, en aquel contexto de persecución a quienes pensaban, sentían, amaban y eran diferentes a lo impuesto por la dictadura.

Las organizaciones LGBTI también decidieron realizar, todos los años, la Marcha por los derechos LGBTI, alrededor de esta fecha, para unir las luchas de hoy desde la disidencia sexual, a esta acción anónima.

"Nosotros seguimos una vocación que es tan antigua como la propia humanidad, y en este siglo de consagración de todos los derechos humanos, nadie puede negarnos el derecho de hacer de nosotros mismos, de nuestro continente físico, lo que queremos, sin incomodar a los otros que no quieran hacer lo mismo que nosotros. Los moralistas del país están errados porque en esta materia no existe moral colectiva sino moral individual y nosotros somos individualistas por principio filosófico. Si ustedes persisten en el error perderán el tiempo y nosotros no perderemos nada", Anónimo Diario El País, p.2, el miércoles 30 de septiembre de 1959, Asunción, Paraguay

La carta de un amoral fue un manifiesto político que abrió la discusión y lucha pública por la diversidad sexual.