Petra de Sutter es la primera política transexual y viceprimera ministra de Belgica

02.10.2020

Después de 16 meses sin gobierno, Bélgica anunció hoy una nueva coalición de siete partidos y, por primera vez, una viceprimera ministra transexual, Petra De Sutter. El eurodiputado de los Verdes, que en 2014 se convirtió en el primer eurodiputado abiertamente transexual de Bélgica, será también el ministro de administración pública y empresas públicas.

Petra de Sutter (57) es ginecóloga y experta en fertilidad de la Universidad de Gante, y fue elegida para el Parlamento Europeo el año pasado, donde fue presidenta de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor. Es conocida por su activismo en torno a la salud sexual y reproductiva y en temas de trans. El líder del partido verde belga Meyrem Almaci anunció hoy el nombramiento de De Sutter, ya que el nuevo gobierno se formó después de varios días de intensas conversaciones. "¡Increíblemente agradecido por la confianza que he recibido de mi partido!" De Sutter escribió en Twitter. "Anoche di luz verde al nuevo gobierno con otros 1.000 miembros, ahora puedo hacer lo que sea necesario para relanzar nuestro país y trabajar en un nuevo futuro para todos los belgas junto con ese gobierno!"                                                                

Es hora de tomar decisiones respetando la transición verde. Esta es una oportunidad, no un problema

Petra Sutter también fue elegida miembro del Parlamento Europeo el año 2019, donde fue presidenta de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor. Con esto se pone fin al periodo más largo de Bélgica sin Gobierno, 493 días después de las últimas elecciones, de mayo de 2019, y 650 después de la caída del Gobierno federal que presidía el liberal francófono Charles Michel, Bélgica vuelve a contar con un Ejecutivo pleno tras batir un nuevo récord temporal para conseguir formarlo, que ha superado al de 541 días entre 2010 y 2011.

El nuevo cargo de Petra de Sutter como nueva viceprimer ministra de Bélgica se ha convertido en algo histórico para Europa. Se trata de la primera persona transgénero que accede a un cargo de tal relevancia en un gobierno del viejo continente. Pero lejos de ser noticia por ello, lo relevante ha sido que nadie se ha escandalizado o impresionado por ello.

Su identidad de género no ha dado pie a páginas de periódicos, ni a minutos de televisión ni a un especial foco por parte de los medios de comunicación. Y de la misma manera, la sociedad belga ha aceptado con naturalidad y sin miramientos el nombramiento de Petra de Sutter. Y es precisamente esa ausencia de escándalos en la opinión pública lo que está siendo un ejemplo para otros países y para las generaciones del futuro.