Secreto de filmación: La ley del deseo

22.07.2020

Todos los secretos y anécdotas de la película de Pedro Almodóvar y estrenada el 7 de febrero de 1987. Imposible olvidar la transexual Tina Quintero interpretada por Carmen Maura, víctima de un pasado tortuoso y la escena de sexo anal entre Eusebio Poncela y Antonio Banderas. 

La ley del deseo, es un film imperdible y de inmediato se convirtió de culto para el universo gay, ya que se trata de un drama romántico al uso con historias de amores no correspondidos, amores imposibles, celos, amores platónicos,... y en el que se evita por completo ese punto de sordidez que daban a sus historias. La ley del deseo empieza con El paradigma del mejillón, la película dentro de la película que el director Pablo Quintero, álter ego del director Pedro Almodóvar, está pos-sincronizando en una sala de montaje. Se trata de uno de los arranques más brillantes del cine de Almodóvar, con esa combinación de sorpresa narrativa y descaro sexual que son marcas de la casa. "'La ley del deseo' constituye toda una celebración de Madrid. Y más concretamente del Madrid de los años ochenta. Es como 'La La Land', la ciudad donde se pueden cumplir los sueños. Al menos para mí fue así. Me gusta que siga siendo una ciudad abierta y hospitalaria, que haya un cartel donde se de acogida a los refugiados como un símbolo". 


La historia homosexual es el eje de la trama y la película funciona porque el universo Almodóvar tiene una fuerza plástica fabulosa. Las escenas de sexo son de lo más audaz que se ha hecho hasta ahora. La banda sonora, un poco jazzística, acompaña la sensación de verano urbano que lo impregna todo. Esta película es Carmen Maura. Sin ella, no se hubiera podido hacer. Su interpretación de la transexual es absolutamente magistral. La escena en la que entra en la iglesia cantando himnos con voz de cazalla, es para recordar. Pablo: director de cine con mucho éxito entre el género masculino, con mucha suerte hasta ahora al no haber pillado ni una enfermedad. Su hermana es Tina es transexual. Antes se llamaba Tino. Es actriz y nunca se acuesta con nadie porque el ultimo hombre con el que se enrollo y con el que huyo a Marruecos, era su padre y la abandonó.

Por culpa de la manguera. Carmen Maura tuvo que doblarse a si misma en la famosa escena de la manguera porque, debido al ruido del agua, no se oía su voz. Además, se tuvieron que rodar dos tomas de esta secuencia, ya que en la primera la manguera tenia tanta presión que la actriz salio disparada y cayó al suelo. Esta escena nocturna protagonizada por Carmen Maura cuando es rociada con una manguera en plena calle, es uno de los grandes clímax de La ley del deseo". Ese mítico momento "¡Riégueme!", tan parodiado y tan celebrado, que hoy parece sintetizar en apenas unos segundos el clima de plenitud sexual y libertad embriagadora que asociamos con la España de los 80 y, más en concreto, con el primer Almodóvar.

Sexo anal y educación sexual. "Un director de cine cocainómano no logra que su amante masculino le quiera como él le quiere. Dicho amante, a veces, le asesta golpes bajos como flirtear con mujeres en las discotecas. Tras una separación, más bien una tregua, el director se lía con un fan de su obra al que no le importa sacrificar su condición sexual hetero en el altar sagrado del amor. Los dos inician una intensa vida sexual, pero el director no puede olvidar a su anterior amante. Entonces el fan mata al amante. Y no contento con ello, secuestra a la hermana del director -un hombre que se cambió de sexo para poder mantener relaciones con su padre- y a su hija, a las que liberará sólo a condición de volver a pasar una velada con el director para finalmente suicidarse" Con esta cinta Almodóvar no sólo nos metió en el siglo XXI y nos ofreció un mundo en el que el amor es más importante que las convenciones sociales tradicionales, sino que echó por tierra tres cuartas partes del vocabulario y expresiones sexuales castellanas relativas al sexo entre varones.


La música, es variada, con algunas canciones discotequeras que son algo pasadas de moda, pero con otros sonidos franceses e incluso algún bolero. La banda sonora se le ha acreditado a Bernardo Bonezzi . Almodóvar simplemente volver a utilizar la música de ¿Qué he hecho yo para merecer? compuesta por Bonezzi. El tema de Gloria, a partir de esa película, se escucha a través de los títulos. Las limitaciones presupuestarias no permitieron Almodóvar para encargar una banda sonora original completa. En su lugar, utiliza piezas clásicas que eran o gratuito o barato de obtener. Dmitri Shostakovich 'décima sinfonía s se utiliza para los créditos de apertura y Igor Stravinsky 's Tango para la fuga de Pablo en su coche. Almodóvar también utilizó su propia composición Voy a Ser Mama (Voy a ser madre) como música incidental. Música religiosa órgano lleva a Tina a su pasado en la escena en la que se enfrenta el cura que abusó de ella cuando era un niño.


Los más ardientes. El criminal Antonio de Antonio Banderas y la purísima Tina de Carmen Maura son los mejores amantes y los más forajidos de esta película sobre la ley de un mundo que no admite ninguna, porque nadie se puede olvidar de la escena protagonizada por el personaje de Tina cuando le pide entre jadeos a un barrendero que la riegue con su manguera, ya que está asfixiada de calor. Otra escena conocida, que fue bastante polémica en su momento, es la que muestra a Antonio (Antonio Banderas) manteniendo sexo anal con Pablo (Eusebio Poncela).