Sí, Disney ya festeja en Europa el día del orgullo gay

01.08.2020

Hace rato que Disneyland París salió del armario: los parques de atracciones acogen actos LGBT de forma no oficial desde 1991. Sin embargo, el año pasado el parque de atracciones de Walt Disney Company en la capital francesa se tiñó de los colores del arco iris el 1 de junio para acoger el primer desfile del orgullo gay de la historia de la compañía. La iniciativa formó parte de una estrategia más amplia de la compañía de entretenimiento para visibilizar y normalizar al colectivo LGBT.

"Vístete de ensueño, siéntete genial y disfruta del parque como nunca antes", rezaba la publicidad del acto, pensado para personas de esta comunidad, familiares y amigos. El programa del Magical Pride Party (fiesta del orgullo mágico) incluyó entradas de tarde al parque, un desfile como parte de sus atracciones, karaoke y dj, entre otras actividades, según explicó la compañía en su página web. Este año, pensaban repetir el evento, pero se canceló por la pandemia.

La actitud abierta y tolerante de Disney con la comunidad gay le ha valido no pocas críticas en el pasado en algunos sectores de la sociedad estadounidense. En 1997, la Convención Baptista del Sur -la mayor agrupación protestante del país- comenzó un boicot a sus parques y películas, Al cabo de ocho años renunció a la campaña, pero sin dejar de "mantener un ojo" sobre la agenda gay de Disney.

En el 2007, ocho años antes de que se legalizara el matrimonio gay en todo Estados Unidos, la compañía desoyó las críticas de ciertos grupos religiosos y decidió permitir la celebración de bodas homosexuales en el castillo de Cenicienta, una oferta por la que en su día cobraba entre 8.000 y 45.000 dólares, según los servicios contratados (flores, catering, baile, personajes invitados...). El año pasado, justo antes del comienzo del mes del orgullo en junio, empezaron a vender las icónicas orejas de Mickey Mouse con los colores del arco iris.

El idilio de Disney con el colectivo gay se ha intensificado en paralelo al cambio social experimentado en Estados Unidos en la última década, pero ha tenido algún altibajo recientemente. Su próxima película de acción, Jungle Cruise, basada en el parque de atracciones del mismo nombre y dirigida por Jaume Collet-Serra, incorporará por primera vez un personaje abiertamente gay. De acuerdo con algunas informaciones, su caracterización podría perpetuar algunos estereotipos de la cultura homosexual, lo que hace unos meses provocó una ola de críticas por parte de numerosos activistas gays, que también lamentaron la decisión de recurrir a un actor heterosexual, el británico Jack Whitehall.